Banner
Banner
Kodo - "O-Daiko" - HD (japanese drummers - Taiko - tambours géants Japon)
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Sustancias químicas a nuestro alrededor PDF Imprimir Correo electrónico
Colectividad - Argentina
Escrito por Diego Shinzato   
Jueves 05 de Marzo de 2009 03:00

ImageDada la vigencia aún mayor en la actualidad que tiene este tema, volvemos a publicar esta interesante conferencia realizada por el Dr. Masaru Kitano hace 6 años atrás. Catedrático de la Universidad de Shokutoku, en la Facultad de Negocios e Intercambio Cultural y famoso por sus apariciones en importantes programas televisivos científicos de la cadena japonesa NHK. Además es hermano mayor del famoso director cinematográfico y comediante Takeshi Kitano. En una conferencia realizada en el Hotel Alvear en marzo de 2003 y auspiciado por diferentes instituciones, como la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), nos da una descripción acerca de las sustancias químicas que nos afectan en nuestra vida diaria.

Muchos creen que las sustancias químicas son productos que se fabrican en plantas químicas. En realidad es todo lo que nos rodea, por ejemplo las proteínas de nuestro cuerpo, los remedios que consumimos cuando nos enfermamos, detergentes para lavar la ropa, perfumes que utilizan las mujeres, los plásticos, los insecticidas, los antiestáticos para las ropas, los conservantes de alimentos, los adhesivos, plastificantes, antioxidantes, pigmentos, resinas sintéticas, en fin, todo lo que tenemos alrededor. Si no existiesen todas estas sustancias no podría sostenerse esta cultura actual. Estos productos químicos, si bien se han tornado necesarios, han hecho grandes daños al ser humano. Hablaremos de algunos de ellos:

El DDT
Se descubrió el revolucionario pesticida que mata todo tipo de insectos (DDT) en 1939. Se lo llegó a denominar “sustancia milagrosa”. Se recuerda que después de la guerra utilizaban DDT aplicándolo en la cabeza para matar a los piojos. En 1948 el científico suizo Muller recibe el Premio Nobel por haber contribuido al desarrollo de esta sustancia. Pero en 1962 se edita un libro llamado “La Primavera Silenciosa” de R. Carson. En primavera nacen las crías de las aves y su canto se escucha por doquier. Las hojas brotan, pero en los árboles que se aplicaban DDT, los pichones no nacían; decayó la tasa de natalidad de bebés y en las plazas solamente estaban los ancianos, por eso el nombre de este libro. Este tipo de producto es excelente para eliminar plagas de diferentes tipos de insectos, pero afecta en forma muy considerable a los seres vivientes que se encuentran alrededor. En 1971 Japón prohibe este producto como insecticida.

El PCB
Se desarrolló su uso en la industria del papel no carbónico, como aceite aislante en  transformadores y condensadores y también como aislante del calor. Sin embargo, en 1968, con  el incidente del aceite “Kanemi”, en donde accidentalmente se consumió alimento contaminado, se descubrió que la ingesta de esta sustancia, aún en pequeñas dosis pero durante un largo plazo, afecta al cuerpo humano.

El CFCs
Si el DDT fue la “sustancia milagrosa”, el CFCs fue denominado “la victoria de la química”. Es un gas descubierto en EE.UU. en 1931 cuyas características son: no tiene gusto, no tiene olor y no es corrosivo, entre otras virtudes. Se recuerda que cuando se hizo su presentación, se le echó este gas a una vela prendida, apagándolo y demostrando también no ser inflamable. Es un producto que se utiliza en los refrigerantes como aire acondicionados y heladeras, también en aerosoles, entre otros usos. Lo más destacable de este producto es que no tiene ningún tipo de toxicidad, o sea, no es dañino para los seres vivos. Pero en 1975, luego de más de 40 años desde su descubrimiento, se detecta la nocividad de este producto en el medio ambiente, porque destruye la capa de ozono. La ozonósfera, capa esencial que sirve de filtro de los rayos ultravioletas del sol, fue paulatinamente dañado en todos estos años a causa del uso industrial de este gas con las ya conocidas consecuencias ambientales que actualmente existen. En 1987 se decretó en el Protocolo de Montreal la prohibición del uso del CFCs. En 1988 Japón sanciona la Ley de Protección de la Capa de Ozono. Con esto aprendemos que no tenemos que pensar solamente en la toxicidad de un producto como el DDT, sino que si el CFCs, a pesar de ser atóxico, destruye la capa de ozono, también es nocivo para los seres vivos.

Nada está libre de veneno
Entonces, dados estos datos, ¿existe algo que no sea venenoso? Según el científico suizo Paracelsus (1492-1541), todo es venenoso y nada está libre de veneno, únicamente la dosis determina que algo no sea venenoso. Si esto lo convertimos en una ecuación química, el riesgo de un producto químico es igual a la exposición, o sea la concentración, por la peligrosidad o grado de toxicidad:

RIESGO =  f (EXPOSICION x PELIGROSIDAD)

Por ejemplo, si tengo un vaso con arsénico y no lo ingiero, la EXPOSICION es cero, por ende el RIESGO es cero. Para que el RIESGO no sea grande, entonces hay que disminuir la EXPOSICION, o sea, la cantidad de uso de ese producto, tratar de utilizarlo lo menos posible. En el caso de los líquidos, un método para utilizar la menor cantidad de este elemento es diluirlo en agua. Si tomo un vaso de alcohol de golpe puede llegar a ser nocivo para mi salud, en cambio si lo tomo en pequeñas dosis no puede afectarme; es más, hasta puede ser beneficioso para la circulación sanguínea.
Pero igualmente, queramos o no, todos estamos expuestos a estos productos químicos que son nocivos en mayor o menor medida y nos afecta a nuestro cuerpo humano, como, entre otras cosas, los conservantes en los alimentos que vamos ingiriendo o los detergentes que pasan a nuestro cuerpo a través de la piel, que día a día vamos acumulando. La tasa de mortalidad a causa del cáncer en Japón es muy alta, pero ¿por qué en la India ésta es baja? La razón es simple: el promedio de edad allí es menor a 60 años, en cambio en Japón todos conocemos la longevidad de sus habitantes, por ende tienen mayor exposición a estos agentes químicos propios de la vida cotidiana, que son los potenciales causantes de cáncer a edad avanzada.
Hoy en día las sustancias químicas son mundialmente aceptadas por los beneficios que de ellas se obtienen. Pero, por otro lado, es sabido que un manejo descuidado de estas sustancias puede contaminar el ambiente y perjudicar la salud humana. Las sustancias químicas han mejorado la calidad de vida, brindando muchas comodidades. Es muy fácil temerles pero muy difícil considerarlas correctamente. Por eso, es importante conocerlas y utilizarlas sabiamente.

 
Banner
Banner
Banner

Encuesta de Edades

¿Cuál es tu edad?